Catarsis de la danza, a pie de calle 06/11/2012 | mariapiedad
like twitter

PIEDAD BEJARANO

El Mes de Danza arranca tras su inauguración en el Teatro Central, con Danza en espacios singulares, que acogió durante el fin de semana una serie de piezas en espacios públicos de la mano de la compañía Proyecto D Ruses, MarcoVargas & Chloé Brûle, Equipo Rombo, Roberto Martínez y la compañía Álvaro Frutos. Los sevillanos han podido disfrutar de estas piezas en las que su singularidad y belleza reside en estar pensadas para representarse en rincones insólitos como una plaza, un garaje, una parada de metro, un parque o una librería.

Las escaleras se abarrotan en la plaza de la Encarnación ante Jordi Vilaseca y Mikael Marso, dos bailarines de físico y complexiones opuestas, que entran en escena. Surge la lucha entre ambos, al principio distantes hasta que se poseen en un trabajo a dúo tan bello, que acaricia el alma del espectador. Avanzan hasta un clímax de incertidumbre, de despojo, una compenetración intensa y tormentosa, que acaba como empezó. Citeaux es un concepto que equivale a la pérdida. Esta pieza de la compañía zaragozana Proyecto D Ruses representa la expropiación que sufrió durante el siglo XVIII el Monasterio de Nuestra Señora de Rueda de Ebro en la que se perdieron grandes tesoros artísticos de gran valor patrimonial. Citeaux había dejado tan buen sabor de boca, que la plaza de la Alameda empezaba a llenarse a la hora del café. Era el turno de Chloé Brûle y Marco Vargas. Tablaos de madera que simulaban maletas, dos extraños que se encuentran o dos viejos conocidos que se recuerdan. El ave fénix del flamenco, el resurgir del concepto de danza flamenca en una divertida y colorida pieza que no dejaba a nadie indiferente, ante un público entregadísimo y de todas las edades. La voz del cantaor Juan José Amador rasguea el aire y cierra cantando en directo. Por casualidad tiene una palabra: duende. Seducen desde el principio un juego de palmeo con el cuerpo que es tan perfecto como sutil, un abrazo que  nunca acaba.  Caían las primeras gotas la tarde siguiente en la calle Baños, la ambientación creaba expectación en la espera de Bengala: la semioscuridad de un garaje, el olor a quemado. El silencio roto por los pasos de Álvaro Frutos. Su danza era la lucha del ser, como si fuera un animal desgarrado que pelea con la vida. Que baila, respira, eructa vida. Parece que la bengala que sostiene, representa cómo siente la llama incandescente de esa vida en la punta de los dedos a la que aferrarse ante la luz cegadora del final del túnel que emulaba el coche, creando todo un desfile de sombras.

Citeaux
Compañía: Proyecto D Ruses
Coreógrafo: Jordi Vilaseca, Mickael Marso
Música: Guillaume de Machaut, Armand Amar, Swodgehen
Contexto: Mes de la danza 2012 (Sevilla)
Lugar: Plaza de la Encarnación (Sevilla), jueves 1 de noviembre

Por casualidad
Compañía: Chloé Brûle y Marco Vargas
Coreógrafo: Chloé Brûle y Marco Vargas
Música: J. J. Amador (cante)
Contexto: Mes de la danza
Lugar: Alameda de Hércules (Sevilla), jueves 1 de noviembre (estreno)

Bengala

Compañía: CÍA Álvaro Frutos
Coreógrafo: Álvaro  Frutos
Música: Sylvain Robine, voz en off: Cipri López
Contexto: Mes de la danza
Lugar: Calle Baños 61 (Sevilla), viernes 2 de noviembre