El dibujo del barbudo 07/11/2012 | angelespinola
like twitter

ÁNGEL ESPÍNOLA

Suelo acartonado, un violonchelo, dos guitarras y un violín. Un gato de los chinos, un lienzo, botes de pintura, cables, muchos cables, y un barbudo. El artista Roberto Martínez, con su poblada cabellera facial, comienza realizando movimientos cual si fuera un elástico. Su cara es inexpresiva, sólo transmite su cuerpo. Poco a poco, acompañado de la música de Pablo Peña, a ratos estrambótica, a ratos dulce, irá dando sentido al título de su obra: ‘El pintor y la modelo’.

El barbudo no nos muestra el proceso de creación de su obra pictórica sino que lo vive en el mismo instante, lo comparte con el espectador a lo largo de tres horas. Primero a un ritmo pausado, y poco a poco más frenético, Roberto Martínez va manchando el lienzo. Con amplios trazos de carboncillo bosqueja unas formas humanas un tanto extrañas. No le gustan y las borra. Cambia de idea y, ahora con pintura de decoración, va formando un nuevo dibujo.

En su primer proyecto personal, iniciado en 2008, el artista riojano monta un espectáculo muy íntimo, transgresor.  El hilo musical de Peña, compositor del grupo Pony Bravo, crea la atmósfera adecuada, ya sea de tensión o de armonía. La música se une a la danza y a la pintura. Incluso se suma el olor tóxico de los botes de spray que Martínez va difuminando ante su obra.

El bardudo pinta sobre el lienzo, pero también por las paredes o por el suelo, mancha de pintura incluso al espectador. La suya es una interpretación tan singular como el espacio en el que se desarrolla el evento: el ático de una librería, la de Un gato en bicileta.

La forma final de su dibujo es un autorretrato. Una imagen con la que discute, con la que interactúa hasta acabar también con sus melenas y su barba teñidas de múltiples colores. La obra es suya, la obra es él mismo.

‘El pintor y la modelo’ es un espectáculo indescifrable que logra trasmitir rabia, paz, sensualidad, furor. Una obra que justifica el lema del Mes de Danza, dentro de cuya programación se ha representado: “danza en la retina”, esto es, la conjunción de artes plásticas con la belleza estética que también aporta la danza.

Un sinfín de emociones que el barbudo bailarín de Mopa Producciones ofrece al público sin necesidad de interactuar con él. Action painting se llama este género. Aunque para muchos, y no por ello deja de ser arte, será simplemente un dibujo pintado por un joven barbudo.

Ficha:

Compañía La Suite

Coreografía: Roberto Martínez

Música: Pablo Peña

Evento: XIX Mes de danza de Sevilla

Lugar: Librería Un gato en bicicleta. Sevilla.

Fecha: 1/11/2012