DUALIDAD BUSCADA 09/11/2014 | Omar Khan
like twitter

En general considero que este espectáculo que el creador y bailarín vasco anclado en Alemania Juan Kruz  y el andaluz Antonio Ruz  han presentado en el marco del Mes de Danza de Sevilla, cumple el objetivo que deseaban con esta propuesta. No obstante considero que podría haberse conseguido un mayor nivel de concreción en ciertos momentos coreográficos, dado que ambos se conocen a la perfección tras su larga experiencia de colaboración desde que se encontraron en el ámbito de la compañía berlinesa Sasha Waltz & Guests. Es de elogiar cómo el conocimiento que uno tiene del otro ha hecho posible que hayan intercambiado sus direcciones coreográficas en los dos solos que conforman la velada, captando cada uno la esencia del otro.

Desde el primer momento ambos están en escena, pero es Kruz quien abre el espectáculo realizando una arriesgada propuesta en un solo que va in crescendo llevando un ritmo matemático que puede llegar a resultar monótono si no se capta el efecto buscado. A medida que transcurre el monólogo corporal, va apareciendo el hilo conductor, llegando a conseguir maravillosas imágenes plásticas corporales jugando con el efecto que el diseño de luces y sombras producen. El ritmo creciente de respiración y expresiones gestuales nos van adentrando en la angustia creciente que le produce no encontrar la perfección técnica que quiere conseguir, pero el espectador pierde algunas de esas claves según el lugar de la sala en que esté situado con respecto al espacio en que se sitúa la acción en escena. Se adivina su total dominio del cuerpo y la férrea disciplina que la impronta de su paso más que amplio, desde 1995, por la citada compañía berlinesa  le han proporcionado. Es de admirar su sobriedad en la administración de los recursos dancísticos e interpretativos de que dispone, dada su larga experiencia, pues su formación musical empieza desde niño en su Legazpi natal.

El contrapunto se produce cuando Kruz,  exhausto, sigue ocupando un espacio en escena pero cede paso a  Antonio Ruz, que inicia su intervención desde el recurso de la voz y desde ahí, la atención y el espectáculo se recogen en torno a él. Se abre la gran incógnita del aparataje escénico que presenta y que le va sirviendo para encadenar una historia que contará de manera más lúdica y soñadora, desde el sentimiento humano. El complejo montaje que supone el empleo de recursos sonoros, juega a veces con intención buscada o no, alguna mala pasada cuando deja el micrófono acoplado al altavoz creando un malestar intencionado en el oído del espectador. Por su formación en danza española y flamenco, introduce un guiño muy especial con ese “Suspiros de España” silbado y bailado para dar forma a una emoción de ausencia que arranca una sonrisa en el espectador. Cuenta en su bagaje también con su entronque berlinés que le permite expresar emoción en afirmativo con el idioma alemán. Utiliza el italiano para poner dulzura en el viaje y por fin se adentra en el inglés para dar rienda suelta a un cumpleaños un tanto especial, dentro del cual y por sus capacidades musicales, produce un momento mágico de música experimental muy al estilo  desarrollado en Alemania por conjuntos como The Young Gods,  que mezcla con ordenador, instrumentos y micrófono, y nos inserta de una manera mágica en su soledad, para volver a la sobriedad desgarradora del final de la historia cuando se unen las soledades aunque el otro no se dé cuenta. ISABEL LÓPEZ

 

Ficha Técnica

Encuentro entre dos creadores

JUAN CRUZ DE GARAIO ESNAOLA

Dirección, Coreografía, Interpretación y Arreglos Musicales.

ANTONIO RUZ

Dirección, Coreografía, Interpretación

OLGA GARCÍA. Diseño de Luces y Dirección Técnica

 

Fecha: 4 de Noviembre. Estreno absoluto de este nuevo encuentro