Somewhat Paler 16/01/2018 | Comunicación Mes de Danza
like twitter
 

ISABEL VÁZQUEZ TORRES
Foto: Kiko Tirado / Taller Instantes en Movimiento

Una mujer avanza desafiante hacia el centro del escenario y formula una pregunta, ¿POR QUÉ? ESA ES LA PREGUNTA DEL DOLOR.

Y es ese dolor el que vertebra la obra.

Se percibe pronto que esa mujer dura que aparenta ser es solo una pose y que tras una peluca habla de Bárbara en tercera persona. Diez minutos “de relleno” donde con sarcasmo pasa revista al panorama cultural, a “la colonització moderna”.

Cómoda en la narración e incómoda en el gesto repite ¿QUÉ QUERÉIS DE MÍ?

Hace referencia a Jan Fabre para entrar en el drama, para caer al suelo y romperse, para pasar a ese otro plano donde la intérprete nos hablará en primera persona.

Y comienza un viaje arrastrado que la lleva a construir una especie de lugar mágico donde sus harapos se convertirán en manto de Virgen o toga de Cesar.

Como una niña con los tacones de su madre juega al juego de “las historias tristes con tres palabras”. Las palabras son sustituidas por gemidos que salen de lo más profundo de su ser animados por una palmada en el costado, que aunque suave rememora un doloroso latigazo y que le abren la puerta al monstruo.

Virgen irreverente y epatante que baila al ritmo de una marcha procesional. Que solo se acerca al público para reivindicar y recordarnos que “el coño se paga aparte”.

Virgen sin ojos que dice/canta que “todo es de color”. Mujer rota que grita su rabia en una catarsis final donde nos habla de una guerra que esta librando contra ella misma. Renacida, liberada, se cubre con el manto/manta y nos mira desde el poder que le otorga su dignidad.