Del cerdo se aprovechan todos    

Sinopsis
En el espacio de un día y en torno a un cerdo de grandes dimensiones montado sobre una montaña de desechos, convergen seis personajes: La Rumana, trabajando en la basura. El Ultra, un miope de enfado crónico. La Mujer Perdón, eternamente arrepentida por si acaso. La Supervioleta, europea, siempre en la vanguardia. La Mujer Payasa, rehuyendo su soledad y La Pulpa, cargando una depresión que le hace sentir bien.

Texto Mercedes L. Caballero
“Esta pieza es una metáfora de nuestro mundo actual. De todo lo que toca vivir y de cómo se está viviendo”. Con estas palabras define la artista sueca Anna Jonsson su obra “Del cerdo se aprovechan todos”, trabajo que podrá verse en esta edición del MES DE DANZA y que se presenta en dos direcciones o formatos: por un lado, con apariencia de performance dancística en la que intervienen seis bailarines y por otro, de instalación artística. Un cerdo de dos metros sobre una gran montaña de objetos y materiales no exentos de significado, son lei motiv de este trabajo multiforme, que la creadora comenzó hace años a partir de una escultura y ha ido creciendo con el tiempo dando lugar a diversas piezas sustentadas en un mismo discurso. “En el fondo esta obra es optimista”, continúa la artista. “Porque a pesar de comportamos como cerdos, sobrevivimos”. Tras la presentación de la performance con bailarines, completada con una serie de vídeos sobre cada uno de los personajes, la escenografía, convertida en instalación artística, podrá visitarse hasta el 24 de noviembre.

Idea, vestuario, escenografía, instalación: Anna Jonsson
Interpretación: La Rumana/Baldo Ruíz; Violeta/Greta Latshulaiba; El Ultra/Guillermo Weickert; La Mujer Perdón/Ingrid García; La Depre/Maria Cabeza de Vaca; La mujer Payasa/Torun Odlöw
Música: Anna Jonsson
Agradecimientos a Alash Ensemble “Eki A’ttar”
Duración: 20′