Mirra    

Indaga Álvaro Frutos con este trabajo en la condición humana (con los errores y aciertos que conlleva) a la que parecemos condenados. Imposible escapar de ella. Improbable dejarla a un lado. Y propone, a través de la interpretación de tres bailarines (él incluido) y con la mirra como herramienta y pretexto, un recorrido (o éxodo) por aquello que fuimos. “Si no nos queda otra, ¿por qué no pasar por nuestra parte humana y experimentarla?”. MERCEDES L. CABALLERO

Sinopsis

Todos estamos obligados a ser humanos, incluso al mismo Hijo de Dios se le recordó esta condición con un presente: la mirra. “Last but not least” sería la mejor forma de introducir a esta resina exótica, tercera en la serie, ninguneada, última en llegar a todo, aguafiestas como ella sola. Si no nos queda otra, ¿por qué no pasar por nuestra parte humana y experimentarla? A partir del olor de la mirra podemos viajar en una espiral a nuestro pasado, con distancia, expiando nuestro recuerdo como corderos a punto de entrar en el matadero, como fardos embalsamados que se lanzanal vacío. Desde esta tercera posición, a cuestas con el bronce, nos movemos buscando respuestas, y al mirar atrás no hay más que un extenso reguero de babas y cáscaras.

Dirección e interpretación: Álvaro Frutos.
Intérpretes: Cipri López, Lucía Vázquez Madrid y Álvaro Frutos.
Textos: Creación colectiva.
Iluminación: Paloma Parra
Duración: 50 min

LEER +