Laila Tafur Santamaría Monstruo    

Quién soy. Quién me gustaría ser. De dónde vengo y hacia dónde me gustaría ir. Qué piensan de mí. Todas estas preguntas parecen pertinentes en este solo de la creadora y bailarina nacida en Granada, Laila Tafur, que reflexiona sobre su propia identidad, y también la de la danza, “resultado de una fricción entre significado y carne. El monstruo como forma natural de danza”, explica. Una invitación coreográfica a los rincones más personales de esta joven creadora, como ser humano y como coreógrafa y bailarina. / Mercedes L. Caballero

Sinopsis
Fátima Miranda dice en una entrevista: “Reivindico el gruñido, el grito, el llanto. Reivindico la condición presintáctica del lenguaje”. Como ella, yo reivindico el monstruo como forma natural de la danza.

Soy Laila, eso lo sé, pero no sé qué significa. Sé lo que me gustaría ser: libre, completa, total. Sé de dónde vengo en términos físicos y geográficos, Granada y mi madre y mi padre. Salir de ahí es muy difícil. No sé cómo se me ve, me lo pregunto a veces. No sé qué piensan de mí otras mujeres, quizá una mezcla de particularidad bonita y ser erróneo. Soytímida y no sé llevarlo, a veces me pongo roja y me da mucha rabia, me pregunto por qué será. Me gusta ir sola pero sentirme sola me da pena. Soy Laila, medio niña, medio mujer, medio hombre. La danza se produce por la fricción entre el significado y la carne. Esa fricción crea forma, informa. Como Fátima Miranda, reivindico lo innombrable como estado natural de la danza. Lo indefinido como virtud, lo deforme como belleza. Quiero contar la historia de cómo la carne escapa a ser nombrada.

Creación y danza: Laila Tafur
Asistencia artística: Janet Novás, Carmelo Fernández, Lipi Hernández, Albert Quesada
Iluminación: Víctor Peralta, Carmelo Fernández
Vestuario: Laila Tafur

Laila Tafur Santamaría Artista granadina, cursa sus estudios de danza y coreografía en la Universidad de Arte de Islandia, la Politécnica de Danza de Lisboa y finalmente se gradúa en el Institut del Teatre de Barcelona. En 2016 recibe una beca para ampliar sus estudios en Estados Unidos, dentro del American Dance Festival y el Movement Research. En 2012 obtiene el Premio a la mejor intérprete en el Certamen Internacional de Masdanza con su pieza Mi arma y en 2015 recibe también el Premio Mejor bailarina en el Certamen Coreográfico de Madrid con Drone. Ambas piezas han girado por festivales nacionales e internacionales. ...