Paseando por lo experimental 16/11/2010 | Cristina Dominguez
like twitter
 

Llegaba tarde.
30 minutos tarde, pero algo me decía que debía intentarlo. Otro día hubiera parado en mitad del camino para dar media vuelta, pero ayer no sé por qué algo me empujaba hacia adelante.
Sí lo sé, era ella: Raquel Madrid y la compañía Dos proposiciones Danza-Teatro. Aunque llegué con retraso me encontré a un numeroso grupo de personas en la puerta del Rectorado. Estaban esperando para ver el segundo pase de la pieza que gracias a que era muy corta (pero sobre todo a la generosidad de la bailarina y de la organización de la muestra) pudimos verla entera los que no fuimos puntuales.
He tenido la oportunidad de asistir en distintas ocasiones a otras piezas de esta compañía y siempre he quedado contenta, así que me dije… ¿sería una buena manera de terminar un lunes, no?

En comparación con montajes anteriores, Tratado abreviado de sueños de andar por casa ahonda en un terreno más experimental, ligado a nuevas formas y cercano a nuevos sonidos. Las colaboraciones artísticas acompañan de sobra, dan la talla, tanto que a veces tengo la sensación de que la danza en sí, el movimiento corporal, queda en un segundo plano. El video-mapping de Javier Vila (aka MINSK CINEMA) y Juan Domínguez (aka JVH2ó) convierte la sede de la Universidad de Sevilla en una habitación llena de pesadillas, desde luego aprovechando a la perfección la creación arquitectónica existente.

La creación sonora de Árbol y Tension.Co ofrece la oportunidad a Raquel no de bailar sino de interpretar y lanzarse con su cuerpo a defenderse de quien le ataca. Lejos quedan las coreografías con melodías de radio como las de Japiverdy!, muy tragicómicas, o la tensión sexual y amorosa de Capítulo VIII del código civil, igualmente potentes. Pero ayer nos hablaron de otra cosa, de frío, de cucarachas, de soledad, de miedos, del ego, de desconfianza, de espejismos…

La presencia de Raquel vuelve a mostrarse, a pesar de bailar prácticamente a oscuras, de noche y con vídeos proyectados que le atraviesan el cuerpo. Desde que conocí a Raquel, y cada vez que la veo, pienso en la bailarina Virginia García, hay algo que me recuerda a ella, las melenas oscuras, sus cuerpos nada frágiles, seguros y portadores de hombres. La agilidad, la decisión.

Yo hubiera querido más, pero todo tiene su explicación. Esta pieza pertenece a “Encargo de danza en espacios singulares”, lo que ayer se mostró era una creación en proceso y el año que viene se mostrará al fin acabada. Además, antes de la actuación Arturo Parrilla, miembro de la compañía, explicó en qué consistía la pieza. Su intervención fue breve y sus palabras precisas, definiendo el espectáculo como “un tráiler en vivo de cinco secuencias.”

Una vez más la sección “Danza en espacios singulares” ha hecho que dentro del público asistente a estas piezas se encuentren primerizos, personas no asiduas a estos eventos, que aunque puede que nunca vuelvan a presenciar creaciones contemporáneas por interés propio, algo se habrán llevado de lo que está pasando en esta parte del mundo.

Espero poder presenciar en 2011 el estreno de este Tratado abreviado de sueños de andar por casa.

www.maquinadeanimos.es