Fascintante viaje a Rusia con La Veronal 19/11/2012 | ElClubExpress.com
like twitter
 

Fascinante trabajo el de La Veronal y Marco Morau en su espectáculo Rusia. Una pequeña joya escénica que nos ha regalado este Mes de Danza 19 y que nos transportó durante 60 minutos a una especie de thriller de terror coreografiado inspirado en la estética y los tópicos de la Unión Soviética de los 80.

Un misterioso viaje en coche al sur de Siberia es el hilo conductor del montaje. Con mucho de la estética del cine mudo, proyectando los diálogos en una pantalla, los ocho bailarines de La Veronal recrean un universo coreográfico inquietante y tenebroso que atrapa al espectador desde el primer momento. Movimientos rítmicos, enérgicos, frenéticos, incluso, ejecutados con precisión y con destreza. Un espectáculo que trabaja por igual la coreografía grupal, los paso a dos y los solos individuales, puertas abiertas de par en par para que cada uno de los intérpretes demuestre sobradamente su calidad. Se queda grabada a fuego una pieza de dos de las bailarinas en la que demuestran un dominio absoluto del movimiento, del sentido del espacio y de los portés, unos minutos hipnóticos que incluso despertaron algunos aplausos y bravos extasiados a su conclusión. También fascinante una de las piezas finales, el solo sobre la nieve con la presión y la impostura de la figura militar, una coreografía verdaderamente emocionante. En realidad, es difícil destacar unas sobre otras, porque el espectáculo está trabajado con gran solidez.

Ciertamente la pieza es un extraño viaje, una recreación de tópicos e imágenes que todos asociamos en mayor o menor medida a Rusia y a la esfera de la Unión Soviética. Con un estilismo muy logrado (vestuario, ambientación musical, incluso la nieve del final, ¡cómo concebir un viaje a Siberia sin nieve!) y ciertos guiños humorísticos, Marco Morau y sus bailarines construyen un espacio asombroso para bailar el miedo en sus múltiples expresiones. Un espectáculo original y brillante, de esos que, como espectador, se agradecen enormemente por la sensación de catarsis, de frenesí y de emoción que suscitan.

Texto: Gloria Díaz | Foto: Luis Castilla

La Veronal. Rusia. 15/11/2012. Teatro Central