Poesía visual de la mano de Janet Novás 16/11/2012 | ElClubExpress.com
like twitter
 

El espectáculo que ofreció Janet Novás en la Sala Manuel García del Teatro Maestranza es de esas piezas de danza que saboreas durante un buen rato una vez terminada la función. Hay fotogramas que se quedan grabados y que perduran bastante en la memoria. Y es que Cara Pintada es un espectáculo, ante todo, de una plasticidad asombrosa. Un juego de colores, de luces, de contrastes, el impactante efecto de los brillos dorados sobre el rostro de la bailarina. Danza en la retina.

Pues sí, el lema de este Mes de Danza 19 se me vino rápidamente a la mente en relación a este espectáculo. No existe una vinculación directa con las artes plásticas, como podía haber, por ejemplo, en la pieza de Ro&Marí o en la de Roberto Martínez, pero Cara Pintada es como un gran lienzo del movimiento, del gesto, de la expresión corporal. La propia Janet Novás, en un momento dado, juega con la idea de que su cuerpo es la pintura que puede verse en uno de los marcos que componen la exigua escenografía. Es una pieza que tiene mucho de  poesía visual.

Cara Pintada es, además, un espectáculo muy vinculado a la exploración de las fronteras entre la danza, la performance e, incluso, el teatro. En el trabajo de Novás se nota la influencia del fantástico equipo del que se ha rodeado para esta creación: Ricardo Santana, coreógrafo y performer, de Frank Chartier, director artístico dePeeping Tom (muy presente el espíritu surrealista de Chartier en el alma de la pieza), de Carmen Werner, directora de Provisional Danza, y de Daniel Abreu. El trabajo del cuerpo, el movimiento y el gesto realizado por la bailarina es de una intensidad y de una expresividad asombrosas. Lo dicho: Cara Pintada, imágenes en movimiento para retener en la retina.

Texto: Gloria Díaz | Foto: Luis Castilla

Janet Novás. Cara Pintada. Teatro de la Maestranza. 13/11/2012

ElClubExpress.com es medio colaborador de Mes de Danza 19